jueves, enero 21, 2021

Entrevista a María Giró

 

Después de que el pasado año María Giró sorprendiera a propios y extraños dejando el trial de competición,  la ganadora del Trial de las Naciones 2017 por equipos como piloto de la RFME nos explica cómo va su último gran proyecto de vida: L’Escola de Trial Maria Giró.


María Giró: “Creo que para las chicas es más fácil encontrar una marca que te deje motos para poder competir. Lo difícil es encontrar ayudas económicas”

Los que la seguimos en redes sociales nos alegramos hace unos meses cuando anunció el nacimiento de L’Escola de Trial María Giró. Un proyecto laboral y de vida que es, sin duda, una de las mejores formas que la ex piloto de Montesa, tercera clasificada en el Campeonato de España en Femenino A de 2015 a 2019 y sexta en el Mundial Women TrialGP de 2018 y 2019, ha encontrado para devolverle al deporte del que se enamoró cuando apenas levantaba tres palmos del suelo.

Durante una semana, la hemos seguido por distintas localidades catalanas para verla compartir su experiencia y sabiduría con los más pequeños. Y entre ejercicio y ejercicio hemos conversado con ella sobre su presente y futuro.

¿Cómo y cuando te surgió la idea de L’Escola de Trial María Giró?

 La idea de la Escuela nació en verano de 2017 cuando los padres de unos niños nos propusieron a mis hermanos Biel y Oriol y a mí que diéramos clases de trial a sus hijos e hijas, y yo, sin dudar, acepté. Desde entonces, el boca a boca hizo el resto, que el número de niños poco a poco fuera incrementándose sin haberlo hecho público aún. Fue justamente este mismo verano cuando decidí crear oficialmente una escuela de trial para todo el mundo que quisiera aprender y mejorar su pilotaje; tanto niños y niñas como padres y gente más mayor.

¿Es tu forma de devolverle al trial gran parte de lo que te ha dado?

– Yo me lo miro de otra manera. Es una forma de enseñarles a los niños a partir de lo que yo he aprendido durante todos estos años y de paso aportarles nuevas experiencias, como por ejemplo iniciarse en el mundo de la competición y conocer así nuevos amigos.

Quien se acerque por primera vez a L’Escola de Trial María Giró, ¿qué se va a encontrar?

– En primer lugar, a niños con muchas ganas de aprender y mejorar, así como también de disfrutar de este bonito deporte con sus compañeros. Pero también existe la opción de hacer clases con padres y niños, así como solo con personas adultas. Entre semana se realizan entrenamientos como actividad extraescolar con grupos de niños de entre 4 y 16 años. Los sábados por la mañana también se realizan clases, y durante las vacaciones escolares se realizarán campus y colonias.

Graduada en Cienciass de la Actividad Física y el Deporte, Máster en Nutrición para la Activitat Física y el Deporte y finalmente titulada como Monitor de Motociclismo por la FCM. Toda esta formación, ¿cómo se traduce en los distintos servicios que ofrece L’Escola de Trial María Giró a sus usuarios?

– Ah y también futura ¡¡Graduada en Nutrición Humana y Dietética!! (Risas). La Escuela ofrece todos los servicios relacionados para con el Deporte. Por ejemplo, entrenamientos en moto bien estructurados. Es decir, todos tienen un sentido y se intentan trabajar todos los aspectos a tener en cuenta, como hacer siempre un buen calentamiento. También hacemos planes de preparación física, damos pautas de alimentación… y ayudamos en todos los aspectos para que aquellos que quieran empezar a competir lo puedan hacer con total tranquilidad y sin que vayan perdidos: pilotos amateurs, profesionales, niños, adultos…

– ¿Quién puede tomar parte en ella?

– Todo el mundo que tenga ganas de mejorar encima de la moto o bien que quiera aprender a andar en moto desde cero. O simplemente aquellos que quieran o necesiten un plan de entrenamiento, una planificación deportiva o bien una pauta nutricional.

¿Alguno de tus hermanos, Biel u Oriol, te echa una mano como monitor?

– Siempre que les he pedido que me echen un cable me han ayudado, aunque ellos prefieren entrenar a pilotos con un nivel más avanzado.

Uno de los principales valores de la Escola Catalana de Trial del malogrado Ciriac Cercòs era que “no sólo formaba pilotos; también formaba personas”. ¿En L’Escola de Trial María Giró compartís ese mismo credo?

– Podríamos decir que sí. Desde que empiezan en la Escuela, sobre todo a los niños, les hago aprender a respetarse entre ellos; a ayudarse si uno cae. La educación desde la base es muy importante. Mira. El otro día estaba realizando una clase y uno de los más pequeños se cayó. Cuando yo llegué ya estaban dos alumnos ayudándole a levantarse. Creo que es una cosa muy importante el respeto y el altruismo, y si lo aprenden desde pequeños, mejor.

¿Qué han de hacer los interesados en tomar parte en vuestras clases?

– Simplemente contactar conmigo vía correo electrónico, teléfono o a través de las redes sociales, y acudir a una clase.

¿Con un casco y una moto basta o hay que tener también licencia?

– No es necesario tener licencia, puesto que la Escuela ya tiene su propio seguro. Este era uno de los requisitos que yo quería evitar. En primer lugar, porque los clientes que yo tenía hasta la fecha no tenían licencia. Y en segundo lugar, porque en muchos cursos es necesario tener licencia y es un factor limitante para muchos niños. Así que sólo con tener equipación y moto, aunque para los más pequeños hay la opción de alquilar una moto eléctrica, se puede acudir a una clase.

¿Las motos eléctricas te las alquilarían a ti?

– Sí. Me las alquilarían directamente a mí. De momento, solo dispongo de motos eléctricas, pero en un futuro tengo la intención de ofrecer también motos más grandes, como una 125 cc.

¿Dónde imparte L’Escola de Trial María Giró sus lecciones de trial?

– Los lunes y los miércoles por la tarde, en Moja, justo al lado de Vilafranca del Penedés; en un terreno del Ayuntamiento de Olèrdola donde nos permiten realizar los entrenamientos. Los martes y los jueves, en el Área de Trial de Can Mata, en Piera, también del Ayuntamiento de dicha localidad.

Y los fines de semana, nos pueden encontrar en Piera, Moja, Parcmotor Castellolí, Solsona… La idea es hacer clases en distintos lugares y localidades por toda Cataluña. Además, también estamos preparando unos campus y unas colonias para el verano.

¿Sigues impartiendo clases como monitora de la FCM en sus cursillos de formación?

– Sí. También sigo dando clases en dichos cursillos, aunque por culpa de la COVID-19 este año únicamente se ha realizado uno.

En su momento, tomaste parte en varios stages de la Primavera del Trial y la Comisión Femenina de Trial. ¿Has sacado ideas de ambos?

– Alguna idea, sí. Eran stages muy diferentes. En la Primavera del Trial se priorizaban las horas de moto, por lo que he sacado algunas ideas de entrenamiento. En cambio, el Campus de la Comisión Femenina era más multidisciplinar: trabajábamos la nutrición, la preparación física y la mecánica, además de la moto. De este último he sacado algunas ideas de actividades complementarias para con la moto.

¿Qué te parecen ambas propuestas?

– Ambas propuestas son muy buenas y muy positivas para los pilotos. Yo tuve el lujo de participar en ambas propuestas y aprendí muchísimo. A parte, lo pasé siempre muy bien con las compañeras y compañeros fuera de lo que es propiamente la competición.

Entre tus alumnos, ¿hay alguien a quien tenemos que empezar a tener controlado de cara al futuro?

– Esto se verá en un futuro, aunque hay niños muy pequeños que ya apuntan maneras, y otros más mayores que empiezan a hacerlo bastante bien. Además, hay una niña que a sus 10 años lo hace muy bien. Viendo cómo está el futuro femenino en España, creo que si continúa entrenando y mejorando día a día puede llegar muy lejos.

Te lo preguntamos porque en este atípico 2020 un alumno  de L’Escola de Trial María Giró se estrenó en el podio y se alzó con el triunfo en el pasado Trial de Aitona, la última doble cita valedera para el Campeonato de Catalunya Open de Trial disputada hasta la fecha. ¿Contenta?

– Pues sí. Fue Roger Montserrat y para mi fue todo un éxito. Empecé a entrenar con él y apenas sabía andar en moto. Imagínate lo que fue verlo tres años después, en su año de debut a nivel de competición, en lo más alto del podio. Seguro que dentro de un tiempo podremos celebrar más podios y victorias de más pilotos de nuestra escuela de trial, puesto que en 2021 creo que veremos a tres o cuatro alumnos más iniciándose en la competición.

Una ex compañera tuya de paddock, Alba Villegas, es desde hace unas temporadas responsable del Equipo de Tecnificación de Trial de la Federación Motociclista de Andorra. ¿Te gustaría ocupar y desarrollar un cargo similar para la Federación Catalana o la Española?

– ¡¡Siiií, me encantaría!! La FCM no tiene ningún equipo, pero en el caso de la RFME, con el SPEA RFME Team, me encantaría poderlos ayudar y aportar mi granito de arena en lo que sería la preparación física y la nutrición dentro de la competición. Creo que es lo único que les falta. Como preparadora física y futura nutricionista, creo que los equipos deberían tener a alguien que se encargue de ello o bien les dé consejos sobre la alimentación durante la competición: antes, durante y después. Este es un punto débil en la mayoría de equipos.

¿Cómo viviste el adiós de Mireia Conde y Elisabet Solera, otrora compañeras tuyas en el Equipo Nacional de la RFME?

– El adiós de Mireia Conde ya se esperaba. Estaba estudiando en aquel momento y si no recuerdo mal también estaba haciendo un doctorado y trabajando, por lo que para ella el trial era secundario. Lo practicó hasta que no tuvo tiempo para compaginar las tres cosas. Me supo mal, ya que me llevaba muy bien con ella, pero lo entendí. Para mí, ha sido todo un ejemplo a seguir. Estar en la élite del trial con una carrera, un máster y además trabajando… El caso de Elisabet Solera también fue por motivos laborales.

  A pesar de todo lo que se ha avanzado y que este siglo XXI es el siglo de la igualdad entre géneros, ¿crees que las chicas todavía lo tenéis mucho más complicado que los chicos a la hora de encontrar apoyos y patrocinadores para desarrollar vuestra carrera deportiva?

– Creo que para las chicas es más fácil encontrar una marca que te deje motos para poder competir. Lo difícil es encontrar ayudas económicas. A diferencia de los chicos, al menos en mi caso lo era, el hecho de hacer un podio en el Mundial no tenía ningún premio económico cuando para la mayoría de chicos sí lo tienen. Además, como el nivel de las chicas no es tan alto como el de los chicos, nuestros éxitos no tienen tanta repercusión. Debemos tener en cuenta que las chicas no tenemos tanta fuerza bruta como los chicos y éste es un factor limitante para la mayoría de nosotras.

Berta Abellán y Sandra Gómez, también compañeras tuyas en el Equipo Nacional RFME, nuevamente han sido segunda y tercera del mundo. ¿Sigue siendo tan inalcanzable Emma Bristow como parece desde fuera?

– Emma Bristow es muy buena y, además, tiene un grado de experiencia importante. No falla mucho y en carreras difíciles es cuando se nota más la diferencia. Si las carreras fueran un poco fáciles, donde un pequeño error te puede repercutir en la clasificación, creo que Berta (Abellán) estaría allí.

Con la alianza entre GasGas y KTM, hay quien asegura que Laia Sanz podría volver al Mundial de Trial. ¿Crees que debería? Y de hacerlo: ¿vencería a Bristow?

– A mi me gustaría volverla a ver en el Campeonato del Mundo. Sería una lucha bonita por el título junto a Emma (Bristow) y Berta (Abellán.) Además, Laia tiene mucho nombre y ayudaría a promocionar el trial femenino de forma indirecta.

A todo esto, ¿cómo ves que vuelvan a haber tres categorías distintas en el Campeonato de España de Trial y que se le haya subido el nivel de dificultad a Femenino TR1?

– Creo que está bien, ya que así las chicas pueden subir de nivel e ir progresando. Pero es una pena que haya tan pocas chicas en la categoría Femenina TR1.

Como bien dices, por desgracia, solo Berta (Abellán) y Sandra (Gómez) compiten en las zonas verdes; las más difíciles. ¿En qué se está fallando?

– Yo creo que el problema ya viene de la base. Ahora mismo, a parte de Berta y Sandra, hay un gran salto de nivel con las otras chicas. Una buena idea sería tomar ejemplo de otros países. Sin ir más lejos, en Alemania, disputan la mitad de carreras con un nivel y la otra mitad con otro nivel. Hacer una cosa parecida quizás ayudaría a tener más participantes en estas categorías difíciles; de mayor nivel.

¿Crees que cuando se pueda la clase máxima de las chicas ha de tener también su Zona de Calificación como ya la tienen TR1 y TR2?

– Sería bonito hacerla para intentar igualar las condiciones con los chicos y dar más a conocer el trial femenino. Aunque habría que haber un mínimo de cinco chicas apuntadas para que fuera una zona de calificación emocionante.

Este verano, Ot y Pere Pi presentaron al mundo el Fast Trial. ¿Qué te pareció su idea?

– Para mí es una modalidad del trial más. Es diferente.

De los tres hermanos Giró, sólo Oriol, continúa en activo en el Campeonato de España. Ahora que ya no compites y que enseñas, ¿te ha pedido que le acompañes y ayudes como mochilera?

– Sí. En más de una ocasión me ha pedido mi ayuda para con las carreras. Pero no como mochilera, sino como nutricionista y preparadora física. Actualmente, Oriol sigue un plan nutricional preparado para mí con el fin de terminar las carreras en buenas condiciones, y come todos los alimentos que hay que comer durante la carrera para llegar al final de la misma fresco como una rosa.

Cuando no estás rodeada de alumnos de L’Escola de Trial María Giró, ¿dónde te podemos encontrar?

– A parte de las horas de entrenamientos, también paso un buen rato en casa planificando dichos entrenamientos. Si no es así me encontraréis estudiando o bien montando en moto… o disfrutando con los amigos o haciendo deporte.

¿Cuál es tu mejor recuerdo como piloto: tus dos triunfos en el máximo nivel para chicas en el Campeonato de España de 2017 y 2018, tu vitoria en el Trial de las Naciones en Baiona de 2018 o tu estancia en Japón y tu segundo puesto en el All Japan Trial Championship 2019?

– Quizás, mis mejores recuerdos como piloto son estos tres: la victoria en el Trial de las Naciones 2017, la segunda posición en el Campeonato del Mundo en Japón 2018 y, como no, la experiencia vivida en Japón durante mi última temporada. Esta última fue, sin duda, un bonito recuerdo para terminar mi época como piloto.

Dos veces Campeona de España en Femenino B (2011-2012) y otras dos de Cataluña en Promo Féminas (2014-2015). ¿Los cambiarías todos por que tu hermano Oriol ganara una cita del Campeonato del Mundo?

– ¡¡Pues sí!! Pero no para que ganara, sino para que pudiera disfrutar de la experiencia. Mi hermano Biel tuvo la oportunidad de participar en el Campeonato del Mundo de Trial125 y en Trial2. Hoy por hoy, Oriol no lo ha podido hacer. Pero me encantaría que lo pudiera hacer, ya que es una experiencia para toda la vida.

Cuando todo vuelva a la normalidad, ¿te veremos como participante nuevamente en los 3 Días de Trial de Santigosa?

– Ahora mismo no lo sé. Todo depende de cómo funcione la Escuela de Trial. Pero quizás, sí. Cuando se acerque dicha competición, ya lo decidiré. (Sonríe).

Última pregunta: ¿Moët & Chandon o Giró del Gorner?

– Sin pensarlo: ¡¡GIRÓ DEL GORNER!! (risas)

es Spanish
X
X