miércoles, febrero 21, 2024

Prueba Sherco STR y Scorpa SCT 2023, llega la inyección!

 

Viajamos a Francia para asistir a la jornada de pruebas oficial para la prensa europea de las nuevas Sherco STR y Scorpa SCT 2023, los modelos completamente nuevos equipados con Inyección Electrónica. Se han hecho esperar, pero sin duda la espera ha merecido la pena.

Texto, vídeo: Horacio San Martín «Yoyi» 


Fue en el famoso circuito de Monza (Italia) cuando aprovechando la celebración del Trial de las Naciones 2022, desde Sherco y Scorpa nos convocaron en la jornada del sábado 24 de septiembre de 2022 para acudir a la presentación oficial del que prometían serían sus completamente revolucionarios nuevos modelos 2023. Allí estábamos, expectantes, esperando el momento en que se retirasen las lonas que las cubrían.

Llegó el esperado momento seguido de una completa explicación de todas las novedades y… efectivamente, ambos modelos gemelos, la Sherco STR 2023 y la Scorpa SCT 2023 eran muy especiales, ya que prácticamente todo en ellos era nuevo: chasis, motor, plástica, estética, componentes y como elemento más especial, la incorporación de la alimentación por Inyección Electrónica, en sustitución del carburador. Todos los detalles os los ofrecimos inmediatamente en el artículo de presentación de la nueva Sherco 2023, así como todos los detalles de la Scorpa 2023, pero aquella sólo era una presentación estática, las motos aún no estaban en producción y faltaban los últimos detalles de puesta a punto y de fabricación en serie para poder disponer de ellos en las tiendas.

Viaje a Francia para visitar la fábrica y probar los modelos 2023

El tiempo de espera se hizo algo más largo de lo esperado, pero por fin a finales de marzo, principios de abril de 2023, la moto llegaba a las tiendas, la espera sin duda había merecido la pena. Adelantándonos a tan esperado momento, tuvimos el honor de ser invitados por Sherco a dos jornadas aún más especiales que la vivida en Monza. Esta vez la convocatoria era en Nimes (Francia) donde acudiríamos en primer lugar a una nueva presentación de ambos modelos, para el día siguiente pasar a visitar la fábrica y después desplazarnos hasta Goudargues, un área de trial que ha sido sede de numerosos triales incluyendo el Campeonato del Mundo, donde podríamos probar las motos.

Allí estábamos, impacientes e ilusionados por probar unas motos completamente nuevas, con el enigma principal de ver cómo se comportaría la inyección electrónica, pues recordemos que de toda la producción mundial de motos de trial, hasta ahora tan sólo Vértigo dispone de modelos que incorporen este tipo de alimentación en un motor de 2 Tiempos.

En la presentación, el Director General de Sherco, Thomas Teissier, nos desvelaba todos los detalles externos e internos de los nuevos modelos, pero también algunos planes de futuro, como la inminente incorporación del arranque eléctrico, que estará incluído como opción en los modelos 2024, así como la próxima llegada de los modelos para excursión «Long Ride» que además del arranque mencionado incorporarán depósito de combustible de alta capacidad y asiento.

Tras un la cena cocktail en la que por supuesto no se habló de otra cosa que no fuesen motos y trial, llegaba el momento de descansar para poder madrugar al día siguiente, la jornada comenzaba con otra interesante actividad, la visita a la nueva fábrica de Sherco y Scorpa en Nimes.

Desde la creación de esta nueva y moderna fábrica, toda la producción se ha trasladado allí, tanto para las motos de enduro como supermoto, ciclomotores y trial. Por lo tanto la vieja fábrica catalana situada en Caldes de Montbui (Barcelona) donde antes se hacían las motos de trial, es ahora sólamente un centro para la fabricación de las ruedas de Sherco y Scorpa.

Con semejante plan, madrugar no cuesta en absoluto, así que tras el desayuno subimos a alguna de las furgonetas de Sherco donde Albert Casanovas o Arnau Vilardell nos trasladarían a fábrica. Entramos en recepción, donde se exponen motos de diferentes modalidades así como equipación y merchandising, para después dividirnos en grupos por idiomas, los ingleses, los italianos, los españoles… 

La visista fue realmente interesante, comprendiendo la enorme inversión realizada en maquinaria y utillaje para la mejora de la calidad de las motos azules y naranjas, pudiendo ver in situ cómo trabajaban en las dos líneas de montaje para motos de enduro (2T y 4T) y en la línea de montaje de las motos de trial. También pudimos ver los exhaustivos controles de calidad que se realizan a cada componente.

Todo esto os lo tendréis que imaginar, pues una vez traspasada la puerta hacia al interior de la fábrica, está completamente prohibido tomar fotografías o vídeos… La visita sin duda mereció la pena, y en la parte final nos quedamos impresionados viendo la gran cantidad de motos de enduro del nuevo modelo «Mario Román» Réplica que estaban almacenándose al final de la cadena de montaje! Desde luego muchísimas más que las de Trial. En aquel momento me vino a la memoria aquellos días de trial montando con Mario y su padre cerca de casa, cuando él apenas era un niño a los mandos de una TXT Boy azul… Quién lo iba a imaginar!!!

Al grano, llega el momento de probar las nuevas Sherco STR y Scorpa SCT 2023

Tras dejar la fábrica emprendemos viaje de algo más de una hora hasta el área de trial de Goudargues, un lugar en el que se disputaron varias pruebas del Mundial de Trial, desde los años 90, y que acoge habituamente pruebas del Campeonato de Francia o regionales. El día era gris y lluvioso, pero nada nos impedía afrontar el momento con ilusión, ni siquiera mi esguince de rodilla, haría lo que pudiese pero no me quedaría sin probarlas!!!

Llegamos al punto de encuentro y allí tenemos varias carpas preparadas, en una de ellas varias Sherco STR 300 y 250, en otra varias Scorpa SCT 300 y 250, además de una carpa para cambiarnos de ropa y otra en la que encontrar bebida y comida variada. Esto se pone interesante, muy interesante. 

Por allí estaban también los pilotos oficiales de Sherco y Scorpa: Jeroni Fajardo, Jorge Casales, Arnau Farré, Emma Bristow, Berta Abellán…

Me pongo la equipación, preparo la cámara, la GoPro, y en marcha, qué mejor manera de contaros cómo van las nuevas Sherco y Scorpa 2023 que mostrándolo en vídeo, ¿no? Pues eso, a continuación encontraréis un vídeo de 35 minutos en el que os cuento con detalle cómo van estas increíbles motos, en el que Jeroni Fajardo, Arnau Farré y Emma Bristow también nos comentan sus impresiones, y en el que repasamos detalladamente cada componente y cada novedad de la moto.

Comentar que tanto la Sherco como la Scorpa son ahora la misma moto, a diferencia de cómo eran antes, cuando casa una tenía su propia personalidad, dado su chasis diferente, variación de reparto de pesos y puesta a punto tanto de motor como suspensiones. Ahora todo eso cambia, ambas motos son la misma pero con colores distintos y apenas cambios como el faro delantero para mantener su propia personalidad.

A modo de resumen de lo que encontraréis en el vídeo, comenzando con el arranque, las motos cuentan con una pequeña batería que carga el cuerpo de inyección, por lo que es posible que de primeras no encienda a la primera patada, puesto que tiene que cargar.

Después ya sólo es cuestión de acostumbrarse, dando una patada rápida y enérgica, la moto arranca a la primera, y no es necesario tener cuidado de no darle al gas, arrancan exactamente igual que si fuese tu moto 2T de toda la vida.

La posición de conducción, de los mandos, de estriberas, todo se hace muy familiar, muy cómodo. Lo primero que llama la atención es el sonido lleno y potente del motor, su rápido tacto de gas y su fulgurante subida de vueltas. La moto responde a la perfección, a la mínima insituación, con fuerza y contundencia, a cualquier régimen de giro. Por más que buscamos encontrar un vacío, un punto débil, algo que sea distinto de las motos de carburación, no lo encontramos. Todo responde igual que en una moto con carburador pero con más energía, más llena. La potencia se nota en todo momento, en bajos, en medios, en altos… 

Otra cosa de las que más sorprenden es su estirada, la moto estira mucho más que antes, y lo hace de una manera distinta, más viva, más llena, más potente y sobretodo más limpia. Cuando te enfrentas a un escalón en el que quizás deberías haber entrado en una marcha más larga, pero das gas… te das cuenta de cómo estira y qué fuerza tiene. Pero esto es no sólo por la inyección, recordemos que es todo nuevo, el motor, cilindro, cigueñal, bomba de agua, radiador, escape… Es tanta la diferencia respecto a los modelos anteriores que se nota en absolutamente todo.

La moto se siente muy estable, con mucha tracción, fácil de manejar y posiblemente más ligera del tren delantero que antes, pues las Sherco antes podían parecer algo cabezonas si estabas acostumbrado a otras monturas diferentes.

Los cambios en parado se hacen sin problema, la separación de las estriberas hace que podamos mantener el equilibrio fácilmente, la reducción de peso seguramente la notarán claramente quienes estén acostumbrados a los anteriores modelos de Sherco, pues la reducción es notable. Algo que también se nota son las nuevas estriberas, así como el pedal de freno, con un agarre perfecto, incluso en estas condiciones de ligera lluvia y terreno resbaladizo en las que estamos rodando.

Donde menos cambios se aprecia es en los frenos, que siguen siendo los mismos, y en las suspensiones, que aunque muy similares también dejan notar un mejor tacto general. Especialmente la trasera, que parece aportar una mayor tracción en todo momento, fruto probablemente del nuevo sistema de bieletas y trapecio.

En cuanto al embrague, el punto débil de algunos modelos de Sherco de hace unos años por su dureza, se siente perfecto, con un tacto agradable, progresivo, sin brusquedad pero rápido cuando es necesario. Y lo que es mejor para quienes somos simples aficionados, de una dureza perfecta, de modo que con el tiempo se sigue sintiendo agradable sin llegar a agotar.

Probemos cómo va la moto por la interzona dando gas, ya que uno de sus principales novedades es el nuevo cambio, de 5 velocidades, muy compacto y con un nuevo sistema de selección con horquillas de aluminio… en realidad un sistema similar al que en su día introdujo GasGas.

El escalonamiento del cambio es bueno, las marchas suben y bajan perfectamente a pesar de que ahora la palanca de cambios es mucho más corta. Las tres primeras marchas están pensadas para el trial, la cuarta es intermedia para zonas de largas subidas e interzona y la quinta mucho más descolgada, pero similar al escalonamiento de antes. 

Ahora lo que se nota es que la moto por interzona acelera de manera más enérgica y contundente, con mucho par y potencia. Si la dejas bajar mucho de vueltas, no muere, reacciona al volver a dar gas con energía. Sin duda la inyección aporta bastante en los recorridos por la interzona, la moto no se ahoga ni llegas a una zona con la típica humareda después de «exigir» caña al sufrido carburador, en este sentido ahora todo es distinto.

En cuanto a las diferencias entre la 250 y la 300, os las cuento mejor en el vídeo. Tanto la Sherco como la Scorpa en ambas cilindradas son increíblemente manejables, agradables, efectivas, dóciles, potentes y sin duda los cambios realizados son espectaculares. Como hemos dicho sorprende lo bien que se comporta la inyección y lo rápido que te haces a ella, pues no extrañas nada, y el comportamiento es como de una moto con carburador en lo bueno, pero mejorando las cosas malas, y dando ese extra de energía, estirada y limpieza. ¡Desde luego la espera ha merecido la pena!

Prueba en vídeo Sherco STR y Scorpa SCT 2023:

Más novedades de motos de trial, aquí

1 COMENTARIO

X