domingo, abril 14, 2024

Copa de España Trial de Clásicas, la lluvia y el frío protagonistas en Sigüenza

 

La Copa de España de Trial de Clásicas llegó a su segunda prueba doble en Sigüenza (Guadalajara), donde las inclemencias del tiempo marcaron el fin de semana, llegando a tener que cancelarse la jornada del domingo por una fuerte nevada.

Texto: Horacio San Martín «Yoyi». Fotos: H. San Martín, Alberto Rofríguez «Fili».


La Plaza Mayor acogía la rampa de salida y oficina de carrera

Tras el inicio de la Copa de España de Trial de Clásicas 2024 en tierras alicantinas (La Nucía) con temperaturas primaverales, la segunda cita del año sería completamente diferente. Sigüenza y su ya tradicional Trial de Clásicas organizado por el Moto Club Alcarreño con la colaboración del Moto Club Alto Henares, volvieron a dejar a los participantes con un buen sabor a pesar de un fin de semana en el que las inclemencias del tiempo fueron determinantes.

La lluvia, el frío y el fuerte viento hicieron que la primera jornada (2 de marzo) fuese bastante dura, y las cosas empeoraron para el domingo, ya que una intensa nevada que se inició durante la noche dejó completamente congeladas las zonas y el recorrido. Ante esta situación la organización decidió cancelar la jornada del domingo y proceder a la entrega de premios.

La jornada del domingo tuvo que ser cancelada debido a la nevada

Pero veamos cómo fue el fin de semana paso a paso. En la tarde del viernes ya comenzaron a llegar los participantes, el paddock estaba ubicado en el mismo lugar que los años anteriores, junto al majestuoso Castillo de Sigüenza, hoy Parador Nacional. Iluminado durante la noche ofrecía una bonita visión a los participantes que pernoctan en autocaravanas, por cierto cada vez más numerosas. También se había habilitado un garaje para quienes quisiesen guardar sus motos durante la noche, tanto el viernes como el domingo, un buen detalle.

Las verificaciones técnicas se hacían tanto el viernes por la tarde como el sábado por la mañana en el Ayuntamiento, situado en la Plaza Mayor, frente a la Catedral, donde se ubicaba la rampa de salida.

La bonita ciudad medieval de Sigüenza es ya escenario habitual de la Copa de España

Como siempre, la organización obsequiaba a los participantes con una bolsa llena de productos de la zona y otros detalles, como un magnífico salchichón de Atienza, un botecito de miel de la Alcarria, como no podía ser de otro modo, una bolsa de torreznillos de Tendilla, otra de frutos secos de Mazuecos, un lanyard de la RFME y una chapa del MC Alcarreño. ¡Magnífico todo!

Comentar que en este trial ya se aplicó un cambio en el reglamento que se ha implantado en el Campeonato de España, por el que cuando el motor de la moto se cala y el piloto pone el pie al suelo sin lograr arrancar, ahora se puntúa como uno, en lugar de fiasco como ha sido siempre. El motivo de este cambio en el reglamento es no dar ventaja a las motos eléctricas, ya que estas no necesitan ser arrancadas, y aunque en la Copa de Clásicas no hay ni puede haber motos eléctricas, la norma se aplica igualmente.

La lluvia, el viento y el frío marcaron la jornada

Sábado, lluvia, viento frío, pero un magnífico trial

El sábado amanecía gris, las previsiones de lluvia no sólo se cumplían sino que se adelantaban, ya que una fina lluvia comenzaría a caer al poco de darse la salida a los primeros participantes a las 10 de la mañana. Pero aún peor era el intenso frío y sobretodo el viento que se dejaba notar en las partes más altas, en zonas como la 2, 3 y 4.

El trial constaba de 12 zonas a las que había que dar dos vueltas en un tiempo de 5 horas, siendo el recorrido de unos 6 kms, algo más corto que el del año pasado. Las dos primeras zonas estaban muy cerca del castillo, las siguientes en las cercanías del antiguo polvorín, para pasar después a las zonas del «Oasis», las del bosque y la última tras cruzar la carretera, cerca del río. Se hacía cambio de tarjeta en la carpa de la organización, donde se podía reponer fuerzas con frutas, frutos secos, chorizos a la cazuela, agua, zumos… algo que sin duda se agradece mucho.

Los pilotos de las categorías amarillas comenzaban en la zona 3, junto al antiguo polvorín, mientras que el resto lo hacían en la 1, pero el orden de salida era por orden de categorías, con lo que esta medida resultó poco efectiva y posiblemente provocó algunas colas en las dos primeras zonas, aunque sin demasiados problemas, ya que el tiempo concedido se mostró suficiente para completar las dos vueltas.

Las zonas fueron simplemente de 10, realmente bonitas y muy bien marcadas para cada categoría, perfectas para las condiciones del día y todas ellas muy largas y con un estilo muy clásico. En todos los niveles la dificultad y selectividad era perfecta, pues en todas había pasos técnicos en los que afinar para sacar el cero, pero sin obstáculos excesivos, giros poco clásicos o partes peligrosas.

Un 10 para todos los jueces, voluntarios y miembros de la organización!!!

Zonas que te hacían disfrutar enormemente sin importar la lluvia o el barro, aunque estos causaban ciertas dificultades en algunas de ellas. El trabajo del MC Alcarreño y Alto Hemares en el marcaje de las zonas, fue simplemente excelente, y claro exponente de la belleza de este deporte.

Y hablando de la organización y del magnífico trabajo, digno de infinito aplauso fue también el trabajo y esfuerzo de todos los jueces de zona y picas, que bajo la lluvia y el frío aguantaron durante más de 5 horas, algunos de ellos completamente calados. Al final de la jornada los pilotos comentaban entre ellos el ejemplar trabajo de toda la organización y su agradecimiento a estos voluntarios que no dejaron de realizar su cometido siempre con buena predisposición y amabilidad, un 10 también para todos ellos!!!

Como detalle del gran cuidado que puso la organización, basta mencionar el siguiente ejemplo. La última zona del Oasis tiene un paso ya conocido por los pilotos temido por su dificultad y peligrosidad, ya que es estrecho y está al borde de un desnivel de casi dos metros. Cada año personal de la organización se tiene que poner en el borde de ese punto delicado para ejercer de mochileros y que nadie caiga por ahí. Pues bien para este año una enorme piedra que dejaba muy estrecho el paso entre ella y el «barranco» fue eliminada, dejando el paso mucho más amplio y además se pusieron unas cinchas haciendo de «vaya quitamiedos». Muchos participantes respiraron aliviados al ver que el estrecho y delicado paso ahora era mucho más amplio y seguro.

Afortunadamente el terreno de Sigüenza es de piedra caliza y ofrece buena adherencia incluso en mojado, por lo que la lluvia no influyó en exceso en el incremento de la dificultad, salvo en algunos tramos embarrados o giros y subidas de tierra, que en la segunda vuelta estaban aún más resbaladizos. Lo peor sin duda fue el frío, sobretodo para aquellos que quizás no fueron lo suficientemente abrigados o que acabaron calados, ya que en muchas ocasiones la ropa impermeable no impide la condensación interior o que el agua acabe transpasando los tejidos. Pero sin duda estos triales en condiciones de más dificultad son los que pasan a recordarse con más intensidad pasando a formar parte de nuestras memorias más épicas.

Carlos Bosch, vencedor en Pre 75

Para la segunda jornada muchas de las zonas serían nuevas, y otras completamente modificadas, haciendo que se tratase de un trial completamente diferente, lo que es también una muestra del gran trabajo de la organización. Lamentablemente durante la tarde comenzó a nevar fuertemente y no paró en toda la noche. Al día siguiente Sigüenza y sus alrededores aparecieron completamente nevados. Los organizadores fueron a primera hora a evaluar el terreno, constatando que muchas zonas y lo que es peor, parte del recorrido, estaban completamente helados. Esto hizo que tuviesen que tomar la difícil decisión de cancelar la segunda jornada de competición, ante la peligrosidad que hubiese causado a los participantes tener que pasar por partes que eran casi impracticables (ver vídeo de cómo quedó Siguenza el domingo, aquí). De haber estado el terreno simplemente nevado, probablemente se hubiese podido llevar a cabo, pero el problema era el hielo.

José Salvador, segundo en Pre 75

Los participantes comprendieron la situación y asistieron a la ceremonia de entrega de premios, que se celebró lo antes posible para que todos pudiesen iniciar el viaje de regreso a casa lo antes posible. Veamos los resultados en cada categoría.

Pre 75, victoria de Carlos Bosch

En la categoría de las motos más veteranas, nivel amarillo, la lucha por la victoria fue bastante apretada, siendo finalmente vencedor el piloto del MC Villa de Tibi Carlos Bosch. Sobre su Bultaco Sherpa lobraba completar las 24 zonas con apenas 8 puntos, dos menos que el del MC Posadas José Salvador Navarro, mientras que Juan Domingo Miguel San Félix completaba el podio con 11 sobre su Ossa MAR.

Juan Domingo Sanfelix, tercero en Pre 75
Chema Cosculluela era quinto
Joaquim Lara, primero en Clásicos

A sólo dos puntos del podio era cuarto Javier Ruiz con su Montesa Cota 247, lo que da muestra de lo bonito y competido de esta interesante categoría, en la que se contó con una buena inscripción de 16 pilotos.

Clásicos, Joaquim Lara vencedor por apenas un punto

La categoría siempre más numerosa, la de Clásicos «Manuel Soler», también en el nivel amarillo, contó esta vez con 47 participantes. Todo transcurrió con normalidad, pero tristemente esta jornada será recordada como el último trial de quien ostentaba en ese momento el título de campeón y líder de la general, el piloto del MC Tarragona Fernando Cabré.

Fernando Cabré en la que tristemente es su última foto en un trial
Pelayo Díaz, tercero en Clásicos
Tomás Piza, cuarto en Clásicos

Fernando disfrutó enormemente de este trial sobre su Beta, luchando como siempre por la victoria. Nadie podía imaginar que apenas tres días después sufriría un accidente laboral que le costó la vida. Siempre será recordado como uno de los pilotos que más en serio se tomaban la Copa de España de Trial de Clásicas y más disfrutaba luchando por estar en lo alto del podio.

En esta ocasión era Joaquín Lara sobre su Fantic quien se llevaría la victoria con 5 puntos, mientras que Cabré era segundo con 6 y Pelayo Díaz tercero con 7 sobre su Montesa, en un apretadísimo final. A un sólo punto del podio se quedaron tres pilotos: Tomás Piza, Julián López Calvo y Santiago Prat, lo que deja claro lo enormemente disputada que es esta categoría. Entre sus compañeros de batallas no faltará el recuerdo al siempre competitivo Fernando Cabré.

Post Clásicas amarillo, Rodrigo García vence en el desempate

Rodrigo García, vencedor en Pos Clásicas amarillo

Buena inscripción también en la categoría amarilla de las motos más modernas, las Post-Clásicas, que sigue subiendo poco a poco. En Sigüenza hubo 10 participantes. La lucha por la victoria fue un mano a mano entre el asturiano Rodrigo García Mallada y el aragonés Carmelo Florenza, que empataban en cada vuelta sumando ambos sólo 5 puntos.

Al final la victoria era para Gonzalo, que sobre su Merlin lograba un cero más que el de la GasGas. También con GasGas completaba el podio el gallego Francisco Javier Fraga con 12 puntos, dejando fuera por apenas dos puntos al cántabro Luis Angel Bartolomé con Montesa.

Carmelo Florenza, segundo en Post Clásicas Amarillo
Francisco Javier Fraga, tercero en Post Clásicas Amarillo
Roberto Mendíbil, primero en Pre 80

Pre 80 Verdes, Roberto Mendibil se destaca

Pasamos al siguiente nivel de dificultad, el verde, con la categoría Pre 80, en la que concurrieron 9 participantes, echando en falta esta vez a algunos de sus habituales y además candidatos al podio. Y es que Francisco Javier Aldecoa se lesionó en las costillas entrenando en los días previos, no pudiendo acudir a Sigüenza, solidarizándose con él su compañero de viajes, Alberto Zárate.

Por lo tanto la lucha por la victoria sería menos competida que en La Nucía. 

Manel Campoy

Precisamente otro piloto de la escuadra vasca, Roberto Mendíbil, fue quien se imponía con rotundidad sobre su Bultaco al completar el día con apenas 5 puntos en unas zonas muy exigentes, lo que da muestra de su altísimo nivel de pilotaje.

La segunda plaza era para el catalán Manel Campoy, que con su Bultaco Sherpa sumaba 16 puntos, a su vez muy por delante de Andoni Linacisoro, también con Bultaco, que completaba el podio al aventajar en apenas un punto a Joaquín López.

Mencionar la mala suerte del vencedor en La Nucía, Mike Antequera, que sufría una avería mecánica en su Montesa Cota 200, cuando en el final de la última zona se rompía el soporte del cubo de freno de la rueda delantera, bloqueándose ésta y haciéndole caer. Al final optaba por retirarse.

Andoni Linacisoro, tercero en Pre 80
José Carlos Jiménez, quinto en Pre 80
Mariano Gómez, primero en Trialeros

Trialeros, Mariano Gómez vencedor

En la categoría de Trialeros, la inscripción era de 17 pilotos, que al igual que en el resto de categorías llegaban desde los más diversos puntos del país. La lucha por el escalón más alto del podio fue realmente apretada, pero una impecable segunda vuelta del madrileño Mariano Gómez (Merlin) con un sólo punto le permitía remontar dos posiciones y alzarse con la victoria al sumar 12 penalizaciones.

El piloto del MC Posadas Rafa Trucios, que lucía una impecable Italjet, comenzaba líder con 4 puntos en la primera vuelta, pero en la segunda empeoraba para ser finalmente segundo con 19.

Rafa Trucios, segundo en Trialeros
Xicu Ferrer, tercero
Bertrán Martínez Peñalver, vencedor en Post Clásicas Verde

La lucha por el tercer puesto se tuvo que resolver por desempate a número de ceros, y con uno más era el piloto de Formentera Xicu Ferrer (SWM) quien se subía al podio. Horacio San Martín (Fantic), que estaba segundo en la primera vuelta, cometía un absurdo fiasco en la última zona y quedaba relegado al cuarto puesto. 

Post Clásicas Verde, victoria de Bertrán Martínez Peñalver

La categoría de nivel verde para las motos más modernas fue una de las dos que tuvo escasa participación, con apenas 5 pilotos, a pesar de que en pruebas anteriores esta ha sido más del doble. 

Antonio Pérez Orozco, segundo en Post Clásicas Verdes

En esta ocasión era el actual campeón, el madrileño Bertrán Martínez Peñalver quien se hacía con la victoria, logrando una cómoda ventaja frente a sus principales rivales, al terminar con 9 puntos sobre su Honda TLM de 2 tiempos.

El gallego Antonio Pérez Orozco (Beta) era segundo con 14 puntos, mientras que el catalán Ramón Membrives, doble vencedor en La Nucía, era tercero con 18 cambiando esta vez la Montesa Cota 310 por una Beta TR34 Campionato.

A un sólo punto del podio se quedaba Marino Galilea con otra Beta Campionato, con lo que se aprecia que esta categoría es también una de las más competidas.

Ramón Membrives, tercero en Pos Clásicas Verde
Joan López Zaragoza, vuelve a ganar en Expertos

Expertos, nueva victoria para Joan López Zaragoza

Diego Urreta, segundo en Expertos

En la categoría de nivel superior, el azul, que en La Nucía apenas tuvo un par de inscritos, esta vez se pudo contar con 4 participantes.

La principal noticia es que el delegado de la RFME, Migui García Cuesta, atendió las peticiones de algunos pilotos para tratar de revitalizar esta categoría, y en esta ocasión el marcaje de las zonas era prácticamente el mismo que el verde. Por lo tanto muchas de las zonas eran exactamente iguales que en el nivel verde, mientras que en otras había un par de pasos más técnicos diferenciadores, pero en ningún caso excesivos, poco clásicos ni peligrosos.

Jordi Gómez completaba el podio en Expertos

Esto hizo que la lucha por la victoria fuese realmente igualada, empatando Joan López Zaragoza y Diego Urreta a un sólo punto. El piloto valenciano fue el ganador por haber cometido ese error antes que el vasco, ya que según dicta el reglamento para deshacer el empate en casos de igualdad de ceros, unos, doses, treses… se empieza a ver las puntuaciones zona a zona empezando por la última. Los catalanes Jordi Gómez (SWM) y Jaume Mora (Beta) eran cuarto y quinto tras una ajustada jornada.

Mencionar la categoría Expertos Post-Clásicas, que en La Nucía no tuvo inscritos y en Sigüenza contó con sólo un participante, Pablo Bernal con su Cota 310.

Pablo Bernal, único participante en Post Clásicas azul

Como comentamos anteriormente, la fuerte nevada causó la suspensión de la segunda jornada que estaba programada para el domingo, por lo que el reparto de trofeos se realizó conforme a la clasificación del primer día. La siguiente prueba doble de la Copa de España de Trial de Clásicas será en la localidad gallega de Arteixo (A Coruña) que cambia su fecha habitual y será los días 27 y 28 de abril.

Clasificación Trial Clásicas Sigüenza 2024

Clasificación provisional Copa de España Trial de Clásicas 2024

Galería de fotos

Más sobre la Copa de España de Trial de Clásicas

 

 

 

 

X