miércoles, febrero 21, 2024

Gran estreno de Alcañiz en la Copa de España de Trial de Clásicas, ahora la crónica

 

Celebrando su 50 aniversario, el Moto Club Bajo Aragón se estrenó a lo grande como organizador en la Copa de España de Trial de Clásicas, realizando un magnífico trabajo en el que ha sido un memorable retorno del trial a la bonita ciudad de Alcañiz.

Texto y fotos: Horacio «Yoyi» San Martín


Sergio Puyo se estrenaba en la Copa de España de Clásicas con esta Merlin

La Copa de España de Trial de Clásicas 2023 llegaba a su segunda prueba doble de 2023 los días 29 y 30 de abril estrenando localización y organizador. Aunque Alcañiz forma parte importante en la historia del trial, gracias a la larga actividad del Moto Club Bajo Aragón, fundado en 1973, nunca antes había organizado una prueba de la Copa de España de Clásicas.

Por lo tanto para llevar a cabo la celebración de su cincuentenario, nada mejor que conmemorar sus tiempos pasados organizando esta «Copa de España de Trial de Clásicas, Memorial Hermanos Cañada», en honor a quienes iniciaron este deporte en Alcañiz.

El MC Bajo Aragón quiere convertir este trial en una cita fija para las próximas temporadas, y dado el éxito del fin de semana seguro que contará con gran aceptación.

Las dos jornadas de trial fueron muy diferentes entre sí, pues del intenso calor del sábado se pasó a una jornada mucho más fresca el domingo en la que además se contó con zonas completamente nuevas.

Tras la primera prueba del año organizada en Sigüenza (Guadalajara) por el Moto Club Alcarreño, el listón estaba muy alto en cuanto a calidad, una tendencia que ya se inició el año pasado y que gracias a lo claro que tiene las cosas la Comisión de Trial de Clásicas de la RFME , está haciendo que este campeonato haya alcanzado un gran nivel de calidad, y gracias a ello los participantes disfrutan a lo grande y además dando el toque de seriedad que hacía falta en cuanto a reglamentos, verificaciones y cumplimiento de los mismos.

Organización ejemplar

Estrenar nueva localización ya era un atractivo importante para los habituales de la Copa de España, y si además se añade un nuevo organizador y un lugar tan atractivo turísticamente y gastronómicamente como Alcañiz, la combinación era perfecta. Además los más aficionados al mundo del motor recordarán la vinculación de esta localidad con el automovilismo, ya que aquí se celebraron durante casi 30 años las famosas carreras de coches en el circuito urbano de Guadalope.

El número de inscritos a la prueba fue bastante bueno, 120 pilotos, que disfrutaron de una organización ejemplar, ya que el Moto Club Bajo Aragón, todos los miembros y colaboradores ofrecieron un magnífico trato a los participantes. Estaba claro que se quería dejar una grata impresión y así fue, tanto por la labor organizativa como por lo bonito del trial en sí.

El parque cerrado estaba situado en la gran explanada situada junto al Santuario Virgen de los Pueyos, donde se dispuso de una enorme carpa en la que se pudieron guardar las motos tanto el viernes como el sábado con vigilancia. Frente a esta estaba el podio de salida y un bar, que calmó la sed de los asistentes.

Las verificaciones se pudieron realizar tanto el viernes por la tarde como el sábado y domingo a primera hora, y en ellas los participantes recibían una bolsa con información turística y un polo conmemorativo del trial y del 50 aniversario del Moto Club.

El artista personalizando los trofeos con los nombres de los ganadores

Precisamente en las verificaciones se constató una de las consignas para esta temporada, el respeto por el reglamento técnico, y es que hubo un piloto de una categoría Post-Clásica que habiendo sido advertido en la prueba anterior de que la horquilla de su moto no correspondía con la época de la moto y por lo tanto no cumpliendo el reglamento, volvió a presentarse sin haberla cambiado. Esto significa que, después de la primera advertencia, esta vez aunque pudiese participar, no pudo puntuar en el campeonato ni aparecer en la clasificación.

En este sentido la inmensa mayoría de los participantes se muestran completamente conformes tanto con el reglamento como con su aplicación, ya que es la única manera de preservar la esencia del trial de clásicas sin que este se desvirtúe, como está sucediendo en otros campeonatos.

Bonitas zonas y largo recorrido

El sábado el recorrido se componía de 12 zonas a las que habría que dar dos vueltas, con un recorrido de nada menos que 17 kms por variados parajes, entre pinares, huertos, y terrenos más áridos.

El tiempo inicialmente concedido se amplió en media hora para que no hubiese problemas, haciendo un total de 6 horas, ya que el principal reto al que se enfrentarían los participantes fue la ola de calor impropia de estas fechas, que hizo la jornada mucho más dura de lo esperado.

Otro debutante en un Nacional José María Segura «Pep de Muro»

El Santuario Virgen de los Pueyos era el punto de encuentro

Javier Ruiz, con su Montesa Cota 247

Pero sin duda lo que más agradó a todos fue el excelente marcaje de las zonas, largas, muy clásicas y técnicas, y de un nivel muy adecuado para cada categoría. En ellas encontramos terrenos variados, desde laderas y giros técnicos, algunos pequeños escalones de piedra, algún paso con piedra suelta… La primera zona era muy sencilla para facilitar la estirada del pelotón, lo que se cumplió a la perfección. Apenas hubo colas ninguno de los dos días salvo en la penúltima zona del primer día, probablemente dada su mayor dificultad.

Los puntos más problemáticos de esta jornada fueron un recorrido muy trialero pero con algunas partes quizás demasiado complicadas para algunos pilotos de nivel amarillo y especialmente los que se están iniciando, además del mencionado calor, que provocó la retirada de unos cuantos participantes al término de la primera vuelta.

Fernando Cabré, Beta TR34

Afortunadamente la organización había preparado una carpa con bidones de hielo y agua llenos de botellas de agua, que fueron la salvación de muchos. Además entre vuelta y vuelta había más bebida y fruta en la carpa de la organización, donde se hacía cambio de tarjeta para la segunda vuelta.

Por suerte a lo largo de la mañana el sol se fue nublando y esto hizo que las temperaturas fuesen algo más llevaderas durante la segunda vuelta.

Mencionar también la aplicación del reglamento en cuanto a los movimientos laterales en parado, que tal como dicta este son considerados fiasco, y así debe ser para conservar tanto la filosofía del trial de clásicas como un marcaje de zonas y nivel adecuado a la época.

Nuevos pilotos jóvenes, como Fermín Manrique y su Beta TR33

Buen ambiente y buen trabajo de los controles de zona

Joaquín Lara con Fantoc 240

La inclusión de las motos post-clásicas es una licencia que se abre a este tipo de motos, pero no significa que en atención a ellas se deban permitir estas maniobras acunque en su época ya fuesen habituales.

En este sentido algunos jueces cumplieron perfectamente con lo establecido por el reglamento, poniendo fiasco a quienes movían lateralmente en parado, aunque los jueces de alguna otra zona fueron bastante más permisivos. En las próximas pruebas debéis tenerlo en cuenta, nadie puede discutir con un juez un fiasco si ha hecho cambios como si de un trial de modernas se tratase, el reglamento es muy claro sobre este tema.

Rodrigo García Mallada con su Merlin DG3.88

Al finalizar la competición se ofreció a todos los participantes una magnífica degustación de Jamón de Teruel, que tras la dureza del día se agradeció especialmente. Por la tarde estaba previsto realizar un homenaje a una de las principales figuras en la historia del trial, el primer campeón de España Pere Pi, además de piloto probador cuyo papel fue clave en la creación de las primeras Montesa Cota. Pere llegaba acompañado de su hijo Ot, el múltiple campeón mundial de Bike-Trial.

La idea era realizar una charla en la que repasar su vida y contar curiosidades, pero como los participantes acabaron la jornada agotados y tampoco había sillas en la carpa, todos se fueron rápidamente a sus respectivos alojamientos para descansar de cara a la jornada del domingo.

Miguel Ángel Román

Alex Trucios

Fernando Sanfiz, con Beta TR34 Campionato

Así pues el homenaje a Pere Pi se hizo igualmente en petit comité entre los miembros del Moto Club, con los que guarda una larga y cercana relación.

Domingo, otro trial diferente

El domingo el trial fue completamente diferente, ya que prácticamente todas las zonas eran nuevas, y las pocas que se encontraban en la misma ubicación habían sido modificadas. En esta ocasión el recorrido se acortaba y las zonas a realizar serían 11, a las que también habría que dar dos vueltas, esta vez con un tiempo límite de 5 horas y media. La salida comenzaba a las 8:30, una hora antes que el día anterior.

Toño Villanueva y su Sherpa Kit, que cumple 50 años

En esta ocasión la temperatura había cambiado completamente respecto al día anterior, siendo mucho más frescas e incluso soplando una brisa agradable durante toda la mañana. La zona 1, situada en otro sitio, esta vez fue algo complicada, ocasionando algunas colas nada más comenzar el trial, pero después el pelotón se fue estirando.

El temor de que la llegada de las motos postclásicas incremente el nivel de dificultad

El nivel en esta segunda jornada se mantuvo muy similar, aunque hubo un par de zonas más exigentes que marcaron las diferencias.

Roberto Mendíbil, Bultaco Sherpa 199A

Venanci Vidal, con Bultaco Sherpa Kit

Javier Aldecoa, con Bultaco Sherpa 199A

Algunos pilotos del nivel verde se quejaron por la presencia de algunos escalones y giros demasiado cerrados en unas pocas zonas, y es que este nivel debe ser adecuado principalmente para la categoría Pre 80, sin que la presencia de las nuevas categorías Post-clásicas influyan en un incremento de dificultad.

Precisamente de este tema se hablaba al finalizar la competición mientras se esperaba a la entrega de premios disfrutando de bebidas en el bar. La llegada de las categorías postclásicas no puede suponer un incremento en el nivel de dificultad ni en el marcaje de las zonas. Si se da el caso de que las zonas resultan demasiado fáciles para estas motos y llega a haber empetes a muy pocos puntos o incluso pilotos que terminan el trial a cero, habría que tomar medidas distintas a subir el nivel.

Mike Antequera, con su Montesa Cota 200

En este sentido desde aquí lanzamos una propuesta en el caso de que sea necesario, ante un imposible incremento de los empates o petición de zonas más difíciles por parte de los pilotos de postclásicas, que las categorías postclásicas hagan todas las zonas por su color excepto en un par o tres de zonas, que deban realizarlas por el nivel superior, siendo siempre las zonas más sencillas de ese nivel superior.

Como ejemplo, Postclásicas haría todas las zonas por el nivel verde excepto dos que haría por el nivel azul, las indicadas por la organización, atendiendo a que fuesen de las más sencillas de ese nivel superior y completablente factibles, con el fin de marcar diferencias.

Mariano Gómez, con Merlin Gallach Replica

Joan Solé Prats, con Fantic

Bonitos trofeos personalizados

Salva Vilella, con Honda RS

Otra muestra más del cuidado que puso la organización en este trial fueron los magníficos trofeos, ya que se trataba de auténticas obras de arte realizadas por un artista local, que pintó sobre madera preciosas imágenes con motivos trialeros clásicos, como podéis ver en la galería de fotos. Probablemente de los trofeos más especiales y bonitos vistos en un trial, enhorabuena al artista y al club por esta idea.

En cuanto a los resultados, comenzando por el nivel amarillo, en la jornada del sábado, fue Javier Conde quien se llevó la victoria en la categoría Pre-75 seguido de Alberto Selma y Javier Ruiz. En Clásicos Manuel Soler Fernando Cabré era el vencedor, segundo puesto para Rafael Sanromá y tercero para Joaquín Lara. En Post Clásicas Rodrigo García era el vencedor seguido de Josep Lluís Marco y Fernando Sanfiz.

Rafa Trucios, con Honda TLR

En el nivel verde, comenzando por Pre 80, Roberto Mendibil, Venanci Vidal y Antonio Villanueva copaban un podio pleno para Bultaco. Mariano Gómez venció en Trialeros sobre Gabriel Dus y Joan Solé Prats. En Post Clásicas se imponía Miquel Cirera, segundo era Miquel Ramón y tecero Marino Galilea.

En el nivel azul Diego Urreta se hizo con la victoria en la categoría de Expertos, seguido de Jaume Mora y de Sergio Puyo, que se estrenaba en un trial de clásicas sobre una Merlin no demasiado puesta a punto que le dio algunos problemas.

En Post-Clásicas Eduardo Álvarez se imponía sobre Marcos González, habiendo apenas dos inscritos en esta categoría.

Miquel Cirera, Montesa Cota 309

Bertrán Martínez Peñalver

Miquel Ramón

El domingo hubo interesantes cambios en los podios, Alberto Selma era esta vez el vencedor en Pre-75, seguido de Rafa Asins y Chema Cosculluela. También hubo nuevo ganador en Clásicos, Joaquín Lara, mientras que el segundo puesto era Alejandro Trucios y el tercero para Fernando Cabré. En Postclásicas repetía victoria el asturiano Rodrigo García, seguido de Miguel Angel Román, padre del piloto de Hard Enduro Mario Román, y de Josep Lluís Marco.

En el nivel verde, Toño Villanueva era el ganador en Pre 80, con el mérito de hacerlo sobre su moto de toda la vida, la Sherpa Kit que cumple 50 años este 2023, segundo puesto para Javi Aldecoa y tercero para Mike Antequera, que se resarcía de un mal día anterior.

Diego Urreta, con Fantic 240

Jaume Mora, con Beta TR240

Edu Álvarez, con Beta TR35

En Trialeros Mariano Gómez repetía victoria sobre Salva Vilella y Rafa Trucios. En Postclásicas impecable día para Bertrán Martínez-Peñalver, segundo puesto para Miquel Ramón y tercero para Miquel Cirera.

En el nivel azul se repitieron los podios del sábado, con Diego Urreta, Jaume Mora y Sergio Puyo en Expertos, este último ahora a los mandos de una Aprilia prestada, y en Postclásicas Eduardo Álvarez seguido de Marcos González.

Para la entrega de trofeos, como siempre, se tuvo en cuenta la clasificación conjunta de ambos días, quedando como podéis ver en los archivos adjuntos.

La tercera cita doble de la Copa de España de Trial de Clásicas será en Amurrio (Álava) los días 24 y 25 de junio.

Los bonitos trofeos personalizados

Todos los pilotos en podio con sus bonitos trofeos

Galería con más de 300 fotos, aquí

Más sobre la Copa de España de Trial de Clásicas

X