viernes, abril 12, 2024

Falleció «Tito» Puig, pionero del trial en España

 

El pasado lunes 19 de junio falleció Alberto «Tito» Puig, uno de los pioneros del trial en España, también piloto de karts, Todo Terreno, rally,  motonáutica, y padre de los pilotos Alberto y Javier Puig.


Alberto «Tito Puig» falleció el pasado lunes 19 de junio, y será recordado como un gran amante del mundo del motor, tanto de las dos como de las cuatro ruedas e incluso la náutica, ya que fue piloto de diversas especialidades. La pasión le venía en la sangre ya que su abuelo y su padre eran amantes de la competición. Su padre, Alberto Puig Palau, llegó a subir al podio en las competiciones automovilísticas organizadas por la Penya Rihn en el circuito de Pedralbes de Barcelona. Así no es de extrañar que la saga familiar continuase vinculada al motor, ya que también será recordado por ser el padre de los pilotos Alberto y Javier Puig de la Rosa.

Casado con «Marita» de la Rosa, sus primeros pasos en la competición fueron en las disciplinas del Karting y el Trial, en las que fue pionero junto a su cuñado y compañero de batallas, Jaime Martínez Llenas, padre del piloto de Fórmula 1 Pedro Martínez de la Rosa. Cuando se celebró el I Trial del Tibidabo, en 1964, al mismo fueron invitados pilotos de diversas especialidades. Allí compitieron ambos junto a Pere Pi, Oriol Puig Bultó, Ramón Torras o Juan Soler Bultó, este último vencedor de la prueba.

Siguió disfrutando de las competiciones de trial, pilotando modelos Bultaco Sherpa, y también era habitual de las primeras pruebas de Todo Terreno que se organizaban en Cataluña. Como piloto de motonáutica llegó a ser campeón de España, y en el mundo del automovilismo, tras las carreras de karting, fue piloto de rally alcanzando buenos resultados en subidas en cuesta con un Saab 96 con motor de 2 tiempos. También participó en el Rally París-Dakar como copiloto en un camión Pegaso.

Siempre unido con el Trial, logró hacerse con una de las 10 Bultaco Mymsa infantiles fabricadas por Don Francisco X. Bultó para sus hijos y sobrinos, y con ella comenzó a inclucar la disciplina a su hijo mayor Alberto, quien les acompañaba en sus excursiones por Viladrau. La Bultaco Mymsa dio paso a una Montesa Cota 25, con la que Alberto comenzó a participar en carreras y cursillos de trial y motocross organizados por Josep Isern y Ricardo Pinet.

Con 8 años Alberto Puig venció el campeonato de Cataluña de motocross infantil, que revalidó al año siguiente con otra moto artesanal con chasis de Bultaco Lobito y motor Sachs. Al año siguiente Alberto se pasó al Trial y ganó el campeonato regional, para después ascender al Campeonato de España Junior. En 1984 logró proclamarse Campeón de España Senior, categoría inferior a Súper y superior a Junior, pilotando una Merlin, frente a rivales como el gallego Jorge Arjones o el valenciano Vicente Pascual, junto a un recién llegado Jordi Tarrés. Aquel año Alberto venció el 3 Díes dels Cingles en categoría Senior y fue 17º de la general.

Al año siguiente el paso a la categoría Súper no fue bien, ya que los estudios universitarios de Económicas no le permitíeron entrenar lo suficiente. Ese mismo año probó la velocidad en el Criterium Solo Moto y quedó cautivado…

Alberto Puig, en su etapa como piloto de Trial

Así fue como después se convirtió en uno de los más importantes pilotos de la especialidad, llegando a ser el segundo piloto español en ganar una carrera del Mundial en la máxima categoría, 500cc. Nada hubiese sido posible sin la influencia de su padre.

Javier, el hermano pequeño, siguió los pasos de Alberto, primero con el Trial, mostrando unas cualidades superiores que le llevaron a proclamarse Campeón de España Junior 125cc en 1987, y Campeón de España Junior en 1988. A finales de los 80 y 90 compitió en el Mundial de Trial como piloto de Motos Rigau con el apoyo de Beta Trueba, así como en importantes pruebas Indoor, como el de Barcelona. Sin embargo sufrió una importante lesión y se pasó a la velocidad, donde tampoco tuvo suerte a causa de las lesiones.

Tito Puig, siempre estuvo allí, disfrutándolo junto a ellos, siguiendo las carreras del Campeonato de España de Trial, del Mundial después, los circuitos de velocidad… Su pasión siguió de muchas maneras, coleccionando motos y ayudando junto a sus hijos a pilotos como Dani Pedrosa, Casey Stoner, Leon Camier y otros muchos desde su base en Cardedeu. Siempre simpático y divertido, hizo del mundo del motor y la competición algo más que una pasión.

DEP. Nuestro pésame a sus familiares y amigos.

X