Manx International Classic Trial 2019

El Manx Classic Trial en la Isla de Man llegaba una vez más fiel a su cita, a comienzos de septiembre, combinando la semana con el Tourist Trophy, unos días en el que además de disfrutar del trial puedes ver las carreras de motos clásicas en la mítica isla.

Ya os hemos hablado en más ocasiones de este trial, gracias a los pilotos españoles que han querido asistir a la cita, siendo en esta ocasión Victor Martín “Bonaigua” quien nos transmite su relato personal de esta su tercera participación en este trial tras debutar en 2016. En aquella ocasión quedaba tan satisfecho que decidía volver, pero dejando un “año sabático” de por medio y repitiendo por tanto en 2018 y 2019.

Precisamente este año hubo un montón de nuestros pilotos en la Isla de Man, ya que además de la amplia expecición catalana hubo una numerosa expedición madrileña, además de algunos de nuestros vecinos andorranos. En total 25 pilotos del total de 222 participantes, entre los que destacaba la presencia del triple campeón mundial Yrjo Vesterinen, que sigue disfrutando a lo grande del trial de clásicas.

Pero os dejamos ya con el relato personal de Victor Martín y su tercera experiencia en la mítica Isla de Man.

 El trial de Manx desde dentro

Me inscribí junto a mi sobrino Daniel Merino, mi yerno Asier Zurbano y con mis amigos Xavier Mayoral, Àngel Magriñá, Javi Conde, Nacho Cumellas, Sergi Casas y Alex Sánchez.

Los preparativos para el desplazamiento se tenían que hacer con mucha antelación, ya que son harto complicados: avión o ferry, coche de alquiler, alojamiento, transporte de moto, etc, y existe la posibilidad de quedarse sin plaza en alguno de estos conceptos por lo que, a primeros de año, ya lo teníamos todo apalabrado.

El resumen de estos días es:

 Jueves 29 de agosto: vuelo Barcelona – Dublín

Partimos de la terminal 2 del Prat, llegando al aeropuerto de Dublín sobre las 13:00 horas. Después tocaba coger el avión hacia Douglas. Embarcamos en un pequeño avión de hélices de Aerlingus, con capacidad para no más de 50 personas, en dirección a Douglas.

En la misma terminal del aeropuerto de Douglas nos esperaba un representante de Athol (empresa de alquiler de coches) que muy amablemente nos ofreció a los dos conductores (Asier y Víctor) el vehículo reservado: un Opel Zafira automático por aquello de hacer más fácil la conducción por la izquierda.

Estuvimos alojados en The Sefton Hotel, que ocupa un edificio al lado del teatro en el paseo de Douglas. Realmente estuvo muy bien. Muy recomendable. Además tuvimos noticias de que el equipo Bultaco oficial con las TSS ya se había alojado aquí cuando participaban en el Tourist Trophy de los años 70.

La mala noticia nos la dieron nada más llegar al hotel. El Tourist Trophy del viernes se había anulado por las previsiones meteorológicas, por lo que la adelantaron al jueves no pudiéndolas ver en directo. Fue un jarro de agua fría que pronto olvidamos, ¡que se le va a hacer!

 Viernes 31 de agosto: turismo en la Isla de Man

Ya que se había anulado el TT decidimos, después de pasar por el paddock del trial y saludar al resto de la expedición, dar la vuelta completa al “circuito”. En un ambiente muy motero, comimos  unas burger en Peel.

Ahora ya tocaba empezar a hablar del trial, por lo que, sobre las 19h nos dirigimos a Douglas, donde hicimos las verificaciones administrativas. Destacar toda la información que muy amablemente nos entregaron: programa, planos, horarios, camiseta, etc. Lo mejor fue poder compartir momentos con la expedición andorrana y madrileña, pero sobre todo poder charlar (a pesar de la diferencia de idioma) con trialeros extranjeros y con miembros de la organización. Agradecer a Phil Readshaw su amabilidad, simpatía y su interés por facilitarnos toda la información.

 Sábado 1 de septiembre: primer día del trial

Amaneció lloviendo y con una temperatura de 15º, pero pronto las nueves dejarían paso a un día radiante. Este primer día empezaba en St. Johns, donde a las 9:41 teníamos la hora prevista de salida.

Nos esperaban por delante 32 magníficas zonas, en un recorrido de 28 millas, por parajes extremadamente espectaculares.

Destacar las dos zonas seguidas del grupo Glen Rushen Gulley, marcadas en un torrente con desnivel medio y varias cascadas a lo largo de él. Acabamos el trial muy satisfechos.

Después de regresar a Douglas y ducharnos, nos tomamos unas cervezas comentando los pormenores del trial, cena, y a dormir.

 Domingo 2 de septiembre: segundo día del trial

Otra vez amaneció lloviendo con temperaturas parecidas a los días anteriores, entre 15º y 20º pero pronto salió el sol. El día fue espléndido para la práctica del trial.

Este año la salida para la segunda jornada no cambió de lugar, siendo otra vez en la localidad interior de St. John’s. 30 zonas en un recorrido de 35 millas. La verdad es que no se hicieron pesados porque transcurrían por unos parajes y bosques espectaculares.

Por la noche, en el Palace Hotel de Douglas tuvo lugar la entrega de premios. Encontraréis las clasificaciones al final de este reportaje.

 Lunes 3 de septiembre: vuelta a casa vía Dublín

Tranquilamente desayunamos por última vez en el Hotel, nos desplazamos al aeropuerto, devolvimos el coche y esperamos la hora de partida hacia Dublín. El día era soleado, tuvimos un buen vuelo y la mayoría fue descansando, en poco menos de 45 minutos llegamos a la capital irlandesa.

Con 45 minutos de retraso y ahora con Vueling, regresamos a Barcelona. A modo de resumen quisiera acabar esta crónica con los siguientes comentarios:

Qué bien se vuela con Aerlingus y qué bien hace las reservas Mercè.

Conducir por la izquierda no era un problema para mí. Mis siete estancias en el Reino Unido me han servido para ir cogiendo experiencia.

Destacar la atención de los camareros en las cenas que hicimos en pizzerías y en el Hotel de Douglas.

Antes de acabar de comentar lo concerniente al trial, me gustaría destacar la confección de un programa y hojas de ruta muy prácticas, también una camiseta. Ah… y todo ello por solo 35 libras.

En cuanto al marcaje de las zonas sin cintas y con solo 4 colores de banderines (rojo y azul, verde y blanco), que en algunos casos las tenías que hacer todas y en otros no, creo que sería un tema a mejorar. También se echaron de menos más controles. Uno por zona es poco para controlar, marcar y charlar un rato con cada piloto. Algunas colas de más de 30’ se hubieran podido evitar.

La moto elegida para la ocasión ha sido la Triumph Tiger Cup que fue a la perfección.

Quiero hacer una mención especial de Jordi Massoni y su hijo Guillem (también de Àngel Magriñá y la familia Bergadà). Ellos se encargaron de transportarnos las motos de tenerlas preparadas y engrasadas en el punto de salida, con los depósitos llenos a la hora del repostaje, recambios, impermeables, etc, y hasta un jamón y catering en el paddock, cosas y detalles que con dinero no se pagan.

 Clasificaciones Manx International 2 Days Classic Trial 2019

 Galería de fotos Manx International 2 Days Classic Trial 2019:

Manx International Classic Trial 2019

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here