El Juez rechaza la venta de Bultaco Motors

Bultaco Motors se encuenta en una situación delicada, está en concurso de acreedores y tiene deudas por valor de 11 millones de euros.

La Bultaco Brinco se presentaba en 2015

Tal como se ha publicado hoy en diversos medios, el juzgado mercantil número 3 de Madrid ha denegado la autorización de venta de la unidad productiva de Bultaco Motors, al grupo de inversores Sainberg Investments.

Actualmente esta compañía es quien posee la licencia de la mítica marca Bultaco, empresa fundada en 1959 que expandió sus motos por todo el mundo y venció numerosos títulos mundiales y nacionales de trial, especialidad en la que se convirtió en referente absoluto desde mediados de los 60 hasta comienzos de los 80. Sus motos de carretera, todo terreno, motocross, excursión off road y ciclomotores también fueron grandes éxitos y aún hoy siguen siendo admiradas e idolatradas. El cese de la producción en 1983 fue un mazazo para la industria nacional y para toda la afición motociclista.

D045278Nikon1-36
La primera Bultaco Sherpa T revolucionó la disciplina del trial en 1965

Recientemente la marca fue cedida a Bultaco Motors para la fabricación de “bicis/motos eléctricas” iniciando su producción con la Brinco en 2014, que prometía ser toda una revolución, sumándose al carro de la moda de la movilidad eléctrica. Pero un grave problema de índole legal fue el que provocó finalmente su fracaso comercial, ya que al no transmitirse la energía a través de los pedales no podía considerarse técnicamente una bicicleta, puesto que la propulsión se comandaba a través de un puño de gas, como en una moto. Esto ocasionaba que la Bultaco Brinco no pudiese ser tratada legalmente como una bicicleta sino que se considerase motocicleta, y con ello estar sujeta a matriculación, impuestos, seguro y lo que es más grave, la absurda prohibición que inexplicablemente mantiene la Ley de Montes y que prohibe el uso de los vehículos motorizados en el monte… Se repetía la historia, de nuevo era la burocracia, las leyes, los poderes políticos los que arruinaban un maravilloso proyecto empresarial que podía haber tenido un gran futuro internacional, entrando en quiebra.

La Bultaco Brinco cesó su producción en planta de Montmeló en abril de 2018, los accionistas perderán todo y los acreedores no recuperarán prácticamente nada, ya que el único activo de valor es la cadena de montaje.

Para proceder a la compra a comienzos de 2019 se constituyó la compañía Sainberg Investments, tal y como informa el diario La Vanguardia: “el pasado mes de junio, un grupo inversor liderado por Jaime Bergel, presidente de Gala Capital y socio del fondo HIG en Europa, y Pedro Sáinz de Baranda, exconsejero delegado de Zardoya-Otis y consejero de diversas empresas, presentó una oferta cifrada en 3,5 millones de euros por los principales activos de la compañía. Su intención era dar continuidad al negocio con una nueva sociedad y reflotar la marca.”

Breve y triste historia para la Bicimoto Bultaco Brinco

El motivo de la desestimación es que la oferta no reúne las condiciones requeridas por una serie de defectos formales y jurídicos, como es que el ofertante condicione su propuesta a recibir los activos libres de cargas y asignar según su criterio los 3,5 millones aportados a distintos acreedores y en diversos plazos. Además los compradores sólo se comprometían a mantener dos de los 39 puestos de trabajo.

Lo más probable es que la empresa Bultaco Motors, propiedad de Antonio Baena y otros socios particulares (60%) y Black Toro Capital (40%), acabe en liquidación. En ese caso la marca Bultaco volvería a estar en manos de Bultaco SL, que permanece en manos de la familia Bultó, descendientes del fundador de la firma F.X. Bultó y en ese caso podrían volver a conceder la licencia a futuros proyectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here