Cto. Navarro y Riojano. Muniáin, reportaje

La 19ª edicion del Trial de Muniáin de la Solana acogió una prueba más del Campeonato navarro / riojano de trial 2019, nuevamente organizada por el Moto Club Kabras.

Texto y fotos: Jorge Artajo de Nó.

Sin sorpresas en otro buen trial en Muniáin de la Solana

Haitz Lertxundi, tercero en alevines

El año ya se va acercando a su final y, por tanto, lo mismo ocurre con este entretenidísimo campeonato navarro/riojano de trial 2019, en el cual están pasando tanto cosas muy interesantes como situaciones que hay que modificar urgentemente – excesivo número de triales, inscripciones poco numerosas, etc. -. Es por ello que abogamos, cuanto antes, por el oportuno debate entre las partes afectadas para poner solución a estos problemas.

Pero dejemos esto al lado por el momento.

42 pilotos de las tres Comunidades vecinas tomaron la salida en este trial de Muniáin de la Solana, una prueba que lleva diecinueve ediciones seguidas gracias, como se sabe en este mundillo, al enorme esfuerzo personal e interés del gran Chuma Vicuña, con el moto club Kabras arropándole en estos últimos años desde su fundación hace ya cuatro temporadas.

Adriá Albejano, segundo en TR2

El terreno en Muniáin es difícil. Las zonas están todas en cuesta, el terreno está muy erosionado, hay mucha piedra suelta y el Kabras marca zonas normalmente largas, selectivas y en general difíciles, pero con criterio, por lo que la mayoría de los pilotos se fue contenta por todo el conjunto. Se marcó lo habitual: siete zonas a triple vuelta, una interzona de unos tres kilómetros y cuatro horas de tiempo. Como no hubo una participación demasiado numerosa, no hubo colas, el tiempo dado fue suficiente y nadie penalizó por tiempo. Encima salió nublada la mañana a primera hora, por lo que tampoco hizo excesivo calor cuando se dio la salida, aunque luego el sol salió y tuvimos un día espléndido.

Chuma Vicuña, 19 años organizando este trial

Miguel Ángel Jiménez volvió a ganar en TR1

Por parte infantil, el Kabras preparó cinco zonas para ellos, todas agrupadas, y marcadas con un nivel de dificultad muy razonable para ellos. Vayamos con las diferentes categorías.

 TR1: Miguel Ángel Jiménez, ¿Quién si no?

Solo cuatro pilotos tomaron la salida en la categoría máxima, la cual es, con diferencia, la de menor participación. Y es que tiene su explicación. Por ejemplo,el habitual Miguel Ángel Bermejo ha dejado esta clase para irse a azules – como luego comentaremos – y los locales Dani Gárriz y Rubén Ortega, ambos del Kabras, están lesionados, así que nos tuvimos que contentar con tan solo cuatro fuera de serie como los que corrieron en Muniáin.

El ganador indiscutible es Miguel Ángel Jiménez Guerra, quien tiene como objetivo acabar a cero sus triales. Pero en los que organiza el Kabras esto le resulta menos fácil, así que en Muniáin se dejó siete puntos (3+1+3=7), aunque a mucha diferencia de los siguientes.

Por el segundo puesto la lucha entre el catalán Adriá Albejano y el navarro Carlos Monreal es enconada, pues se llevan repartiendo todo el año las victorias de uno sobre otro a medias. En esta ocasión Adriá fue claramente superior (7+10+12=29), no pudiendo Carlos ganarle en ninguna vuelta (15+14+13=42).

Carlos Monreal, tercero en TR1

En cuarto y último lugar quedó Andoni Pérez Martín (19+16+19=54), un joven que está elevando su nivel a ojos vista y con el que hay que tener un poco de paciencia, pues esta categoría por el momento le viene un poco justa, aunque es solo cuestión de tiempo que se codee con los más veteranos.

 TR2: Miguel Ángel Bermejo, alias “el abusón”

El navarro Miguel Ángel Bermejo es una de los mejores pilotos de trial que tiene Navarra. Es un piloto con mucha fuerza y técnica, siempre favorito para el puesto más alto del podio, y por lo tanto rival a batir siempre. Y tiene un hijo, Marcos, que está siguiendo los pasos de su padre, y de hecho es tan prometedor que en la actualidad ha sido fichado por la Sherco Academy 2019.

Miguel Angel Bermejo Fraile, primero en TR2

Cuando Marcos empezó a correr, su padre se volvía loco – es una manera de hablar, ojo -, pues tenía la doble tarea de prestar atención a su propio trial (siempre en rojos) y también ayudar a su hijo, quien empezó a destacar desde el primer momento y más aún en la categoría de verdes. Finalmente Marcos corre en azules y entonces Miguel Ángel ha decidido correr junto a él. Y, claro, la familia que trialea unida permanece unida, así que padre e hijo ahora salen juntos, empiezan el trial a la vez y por la misma zona. Y, claro, lo normal es que el padre arrase en la categoría y el chiquillo suba habitualmente al podio, dado que su nivel es cada vez mejor. Y en Muniáin ha habido dos Bermejo en el podio. La pena es lo comentado anteriormente: que un gran piloto, siempre con opciones al podio en TR1, no milite en esa categoría.

Mario Santolaya, segundo en TR2

Pues, explicado esto, el verdadero interés radica entonces en ver quién sube al podio al lado de Miguel Ángel Bermejo cuando este compite. Y no es otro que Mario Santolaya, un joven que está demostrando un nivel ascendente muy notable, que está dominando en el campeonato con mano de hierro y al que esperamos ver en la categoría máxima en 2020, pues su pilotaje está en ascenso meteórico. Miguel Ángel se dejó un único pie en la primera vuelta y Mario le secundó en el podio con tan solo once puntos (6+4+1=11) y, como muestran sus números, mejorando vuelta tras vuelta.

En tercer lugar quedó Marcos, con 30 puntos (12+11+7), muy lejos de Mario, pero ganando ampliamente al resto de la concurrencia. De todos ellos el mejor fue el local Tapi Armañanzas (10+16+13=39), que le sacó 4 puntos a Javier Ortiz Bárcena (24+14+5=43) – impresionante su tercera vuelta, como vemos, y qué desastre en la primera -, uno más a Javier Sáez Argomániz (15+11+18=44) y tres más a José Luis Fernández Martínez (15+16+16=47), con Daniel Martínez Escudero (22+11+17=50) cerrando esta categoría.

Marcos Bermejo acompañó a su padre en el podio TR2

 TR3: Diego Pérez Nicolás, confirma su autoridad

Diego Pérez Nicolás, claro vencedor en TR3

Esta categoría es claramente la más animada de todas, pues reúne al mayor número de pilotos de todas ellas y, además, disfrutamos un montón con los piques deportivos y numerosos empates entre ellos, además de, por supuesto, un buen nivel de pilotaje en todos ellos.

Diego es el gran dominador de este campeonato. En todos los triales de este campeonato en que ha participado ha hecho segundo o primero, demostrando así quién es claramente el mejor. Con un estilo tranquilo y pausado, Diego marca la diferencia con los demás. Tan solo se llevó 13 puntos (5+5+3=13), dejando al segundo a diez puntos de distancia, lo cual es muy notable.

Detrás de Diego la pelea fue épica, pues la disputa por el segundo puesto del podio fue interesantísima entre cuatro pilotos: Gaizka Mendibil (9+8+6=23), Idoia Pey (6+3+15=24), Ernesto Jiménez Cacho (7+10+8=25) y Mikel Lertxundi (9+9+7=25 también).

Gaizka Mendibil, segundo en TR3

Idoia volvió a correr en verdes, ya recuperada totalmente de su lesión hace unos meses. En azules Idoia lo ha pasado muy mal, y está claro que, por el momento, TR3 es su categoría, pues siempre ha conseguido en ella muy buenos resultados, mientras que en azules naufragaba. Idoia hizo una segunda vuelta magnífica – solo tres puntos, como vemos -, pero el desastre de la tercera le hizo perder el segundo puesto del podio, que con mérito se adjudicó Gaizka Mendibil, por un único punto sobre Idoia, a lomos de su Montesa Repsol.

Un único punto más llevó fuera del podio a Ernesto Jiménez Cacho y a Mikel Lertxundi, ambos con 25 puntos. Hubo que desempatar a ceros y Ernesto, con nueve frente a los siete de Mikel, quedó en cuarto lugar. No obstante, este puesto le da buenos puntos para el campeonato a Mikel, quien sin duda se proclamará subcampeón este año tras el intocable Diego Pérez Nicolás.

Idoia Pey Galarza, tercera en TR3

Y detrás de estos monstruos quedó Iker Prol (10+12+14=36 puntos) y un trío empatado a 38 puntos, formado por dos jovencísimas promesas y un veterano donde los haya: Chuma Vicuña frente a Aimar Albisua y Eneko Martínez Urquijo. Hubo que desempatar a ceros ¡y a unos!, pues los pequeñajos estos cada día mejoran más y están cada vez más arriba en las clasificaciones. Todos conocemos de sobra a Eneko, que es un dechado de valor, arrojo y simpatía, y que es un poco como la mascota de todos nosotros. Pero luego está también el risueño Aimar, quien, acompañado ahora habitualmente por su padre Gaizka, está, con su buen estilo, dando un bonito espectáculo en las zonas.

Y, detrás de ellos, otros cinco pilotos para cerrar esta entretenidísima categoría: Daniel Fernández Martínez, José Luis Amilibia, Jorge Apellániz – muy bonito estilo el suyo también -, Iker Gavilán y Antonio Fuentes Cañada.

Raul Fernández García, ganador en TR4

 TR4: Raúl Fernández García, la juventud al poder

Raúl Fernández García tan solo cuenta con 16 años; en todos los triales corre junto a su gran amigo Daniel Ramírez de Arellano. Los dos empezaron este campeonato con muy buen pie; Daniel parecía el maestro de Raúl al principio; pero luego se han cambiado las tornas y Raúl ha pasado a ser el alumno que supera al maestro. Simplemente está arrasando en el campeonato; eso sí, Dani no se queda atrás y entre los dos han destronado a los veteranos de siempre y ya no hay quien les gane (o casi). Raúl tiene un estilo distinto del de Dani; mientras que este hace un pilotaje tradicional, Raúl es un manojo de nervios encima de la moto. Mueve la moto como si fuese una pluma y juega con ella como si fuese una bicicleta, haciendo unos ceros espectaculares con esa manera tan vistosa de pilotar. Y hoy ha vuelto a ganar de calle. Tres puntos en la primera vuelta, un único pie en la segunda y una tercera vuelta completamente limpia le dieron el puesto más alto del podio con tan solo cuatro puntos.

Javier Albero, segundo en TR4

Detrás de él, aunque lejos de Raúl, hubo también una lucha muy notable y con puntuaciones muy parecidas entre tres pilotos: el maño Javier Albero (3+2+6=11), el regular Raúl Gutiérrez Ladrón (4+4+4= 12) y el comentado Daniel Ramírez de Arellano (4+5+4=13). Javier Albero tiene 49 años – aunque aparenta muchos menos – y, por tanto, ni es joven ni es veterano, pero, con los resultados que está haciendo este año (siempre tercero tras Raúl y Dani y ganando a la mayoría de los veteranos clásicos de la categoría), parece claro que, cuando los dos amigos suban a la categoría de verdes, Javier Albero será el hombre a batir el año que viene. Y Raúl Gutiérrez Ladrón, uno de los pilotos más simpáticos del circuito, demostró que esta categoría es la suya. Cuando lo ha hecho en verdes no se ha divertido mucho. Creemos que hace muy bien en competir donde uno lo pasa bien. Y aquí, en amarillos, es siempre candidato al podio y hasta ha ganado triales.

Raul Gutiérrez Ladrón, tercero en TR4

En quinto lugar quedó otro buen veterano, Jaime Blasco, quien marcó una buena primera vuelta (5 puntos), una malísima segunda (¡14 puntos!) y una inmejorable tercera (¡limpia!), hecho que, pese a igualar la hazaña del ganador Raúl, le alejó del podio.

Detrás de Jaime empataron a puntos dos veteranos de la categoría: Luis Castellanos (8+7+8= 23) y Pedro Jiménez Cañamero (5+9+9= 23). El desempate a ceros le dio vencedor a Luis sobre Pedro (nueve ceros frente a ocho), si bien sorprende la mejorable clasificación de Luis Castellanos, quien se ha inflado a ganar triales hasta hace bien poco, y que está en estos momentos peleando muy seriamente con Javier Albero por el tercer puesto final en el campeonato riojano/navarro 2019.

Iñigo Andrés Iriarte, único juvenil en Muniáin

Detrás ya quedaron Pablo Rosales (15+11+8=34), al que animamos a seguir compitiendo con regularidad, el veteranísimo francés Guelot Daniel Jean Adolphe (14+12+14=40), todo un ejemplo de que la juventud eterna reside en la mente de cada uno, y Ramón Aldasoro (18+16+15=49). Lástima por el también veterano Francisco Javier Aguado San Pedro, quien se retiró en la primera vuelta tras haberse hecho daño en una caída apenas comenzado el trial.

 Juveniles: El valiente Íñigo Iriarte

En esta categoría un único participante: el jovencísimo Íñigo Iriarte Aldaz, quien compitió muy esforzadamente solo y por amarillos. Hizo 59 puntos, en unas zonas que, la verdad, eran para mayores y no para chavalillos como él, eso sí, todo esfuerzo, valor y ganas. Muy bien por el joven Íñigo, pues.

Daniela Hernando, vencedora en Alevines

Eder Fernández, segundo en alevines

 Alevines: Daniela Hernando, imbatible

Cuatro participantes en esta categoría infantil (tres chicos y una chica). Como hemos comentado arriba, la organización preparó, como es habitual, cinco zonas especiales para ellos, todas agrupadas, a triple vuelta, de cierta dificultad, pero sin riesgo. Y, como era de esperar, Daniela Hernando volvió a ganar muy ampliamente. Daniela cuenta sus participaciones por victorias; y hoy no ha sido una excepción: 9 puntos en la primera vuelta, 2 en la segunda y 5 en la tercera, con nadie mejorando – igualando alguna, eso sí – esas marcas.

Por el segundo puesto hubo un empate a 29 puntos entre Eder Fernández y Haitz Lertxundi, siendo el segundo puesto para Eder por un cero de más (dos frente a uno) ante Haitz. Y, finalmente, en cuarto lugar Iosu Echeverría, con 47 puntos.

Siguiente prueba puntuable para el navarro/riojano, San Adrián, Navarra.

Clasificación trial de Muniáin 2019

Galería de fotos Trial de Muniáin 2019:

Trial Muniain 2019

Reportajes Campeonato Navarro

Reportajes Campeonato Riojano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here